"Loading..."

Madison

Smart Cities, las ciudades del futuro

Smart Cities, las ciudades del futuro

Si hay algo que caracteriza a la sociedad en la que vivimos actualmente es la digitalización y la sobrecarga de información. Como ya adelantamos en la entrada anterior, el Big Data es una tendencia en alza en nuestros días debido a las oportunidades que se derivan de la gran cantidad de datos que compartimos y almacenamos diariamente. 

El análisis del Big Data abre un gran abanico de posibilidades, no sólo de cara a las empresas, que lo utilizan para dibujar perfiles de sus clientes potenciales, sino también para la sociedad en general. Una correcta segmentación de la información que generamos puede suponer mejoras en ámbitos tales como la investigación médica, la gestión empresarial, la seguridad, la logística y la gestión de los servicios públicos de una ciudad. En este sentido, el concepto de Smart Cities, conocido en nuestro país como Ciudades Inteligentes, está cobrando cada vez más importancia.

Las Smart Cities son aquellas ciudades que utilizan la tecnología para recoger y almacenar datos en diferentes infraestructuras y servicios públicos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Esta recogida de datos se realiza a través de diversos dispositivos de monitorización y plataformas de desarrollo inteligente.

La aplicación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) pretende mejorar la gestión de los servicios urbanos. La clave de estas Smart Cities está en la obtención de datos relativos a distintos servicios públicos que permitan encontrar posibles fallos y deficiencias para optimizarlos.

Por ejemplo, mediante la aplicación del Big Data en las Smart Cities, se podría regular el alumbrado público para ajustarnos a las necesidades de los ciudadanos a la vez que ahorramos costes. La implantación de sensores posibilita que el encendido de la luz se realice en función dedos factores: si hay transeúntes en ese tramo determinado y según la luminosidad del día.

La regulación del flujo de tráfico mediante el control de los semáforos es otro ejemplo de lo que se puede conseguir mediante la captación y el análisis de datos masivos.

La aplicación de las TIC en la gestión de los servicios urbanos implica, además, un menor coste del funcionamiento del servicio, así como un menor impacto ambiental. La razón es sencilla. El análisis de los datos recogidos abre las puertas a la anticipación, segmentación y personalización de estos servicios. Esto supone mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos, que a su vez pueden acceder a los datos abiertos en tiempo real (Open Data) para planificar mejor su movilidad por la ciudad e incluso para generar valor económico.

Todo esto ha provocado que las grandes empresas centren su atención en las Smart Cities, en las que han visto una nueva oportunidad de negocio de cara al desarrollo de modelos inteligentes de gestión urbana susceptibles de ser exportados a otras ciudades.

¿Cómo crees que afectará el impacto de las tecnologías de análisis de datos masivos a nuestra sociedad?

Compartir:

VISITA NUESTRAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE MADISON EXPERIENCE MARKETING