"Loading..."

Madison

La investigación de mercados mejora la experiencia de compra

La investigación de mercados mejora la experiencia de compra

A través del estudio de la experiencia de compra del consumidor, las empresas pueden conocer las motivaciones de sus clientes. Esto les permitirá averiguar cómo satisfacer mejor sus necesidades, adaptándose a las nuevas demandas, para lograr la fidelización de los usuarios.

Cuando hablamos de experiencia de compra nos referimos a las vivencias que tienen los compradores a lo largo de todo el proceso. Durante su corrido, el comprador se enfrenta a numerosas elecciones en las que entran en juego tanto factores racionales como emocionales. Estos factores pueden ser de origen interno, es decir, derivados de la situación personal del usuario, o externos, motivados por los estímulos que recibe antes, durante y después del momento de la compra.

Precisamente los factores externos son el objeto de estudio de las investigaciones de mercado. La razón es que su análisis permitirá detectar cuáles son las palancas más efectivas que se deben activar a lo largo del proceso de compra para lograr una experiencia satisfactoria.  Conocer al consumidor y a su comportamiento nos permite saber cómo y a partir de qué criterios toma sus decisiones. Esta información permitirá proporcionar al consumidor los productos y servicios que necesita del modo más adaptado a sus necesidades y expectativas.

Hoy en día existen múltiples técnicas de investigación de mercados que pueden dirigirse al estudio de la experiencia de compra, todas ellas con distinto enfoque pero complementarias.

Una buena investigación, que busque una aproximación completa a la experiencia de compra, optará por la combinación de distintas técnicas que pueden aplicarse de modo secuencial. De esta forma, no sólo proporcionarán resultados al estudio final, sino que además permitirán obtener input para fases posteriores y ayudar a validar las anteriores.

Actualmente, las novedades más recientes en la investigación de mercados derivan del neuromarketing. Se trata de técnicas en las que se utilizan tecnologías procedentes de la neurociencia para conocer la respuesta emocional de los individuos ante determinados estímulos. Esto se realiza mediante el estudio de los procesos cerebrales.

Para conocer esta respuesta existen instrumentos que permiten medir la actividad cerebral, los movimientos oculares, la respuesta sensorial a través de la apertura de poros o la conductividad eléctrica en la piel. Todas estas técnicas, si bien suponen un avance en la mayor comprensión de los comportamientos de los consumidores, resultan insuficientes por sí solas para dar respuesta a todas las preguntas que se plantean desde la investigación, especialmente al porqué de los comportamientos. Por esta razón, es necesario combinarlas con técnicas cualitativas y cuantitativas, menos novedosas, pero no por ello menos eficaces.

¿Es la investigación de mercados la clave para maximizar la satisfacción de nuestros clientes?

Compartir:

VISITA NUESTRAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE MADISON EXPERIENCE MARKETING